Amor propio no es sinónimo de egoísmo. Para poder amar a los demás hay que darse mucho amor a una misma. Las tareas de autocuidados son los actos de amor propio más importantes en las vidas de las mujeres y solemos olvidarnos de ellas cuando llega la maternidad. En este artículo te damos algunos consejos para que puedas continuar cuidando de ti misma como cuidas a tus seres queridos, dedicándote a ti misma más tiempo de calidad.
amor propio

La vida de una mujer cambia radicalmente cuando se entera de que será madre. A partir de ese momento nada vuelve a ser igual.

La emoción de esta nueva aventura suele ser una de las primeras sensaciones, acompañadas de incertidumbre y miedos. Y es que la maternidad es una de las experiencias más bonitas, pero como todo tiene sus pros y sus contras.

¿Sabías que la media de tiempo libre de una madre española es de tan solo 39 minutos?

Hace unos años, un estudio reveló que las madres españolas se encuentran a la cola de Europa en cuanto a tiempo libre o de ocio, el cual muchas deciden pasarlo cuidando y disfrutando de sus hijes.

Pero ¿y qué pasa con las necesidades propias de las madres?

Convertirse en madre no es sinónimo de pérdida del amor y del cuidado propio. No significa elegir entre la felicidad de tus hijes y la tuya propia, las dos son totalmente compatibles y tus hijes serán aún más felices al ver a su madre florecer.

Es importante entender que no sólo somos madres, parejas, amigas o trabajadoras, también somos personas únicas, individuales, con nuestras propias necesidades, por lo que es necesario cuidarnos a nosotras mismas y también aprender a solicitar que los demás nos den apoyo.

Dedicarte tiempo a ti misma es un requisito para que el proceso de la maternidad sea equilibrado, amable y justo para ti y para los tuyos.

5 consejos para encontrar tiempo para ti durante la maternidad y cultivar el amor propio

1. No te sientas culpable por cuidar de ti misma

Huye de la imagen de la madre perfecta, abnegada y servicial que tiene que hacer todo por sus hijes. No sentirte culpable por cuidar de ti misma es un paso clave. Aunque a veces te puedas sentir juzgada por hacerlo, es vital aprender a decir que No. Poner límites a los demás no es ser una persona egoísta, al contrario, es la única forma de mantener relaciones sanas con tus seres queridos y con las personas con las que te relacionas. Es una demostración que sabes lo que quieres, de que te respetas y cuidas a ti misma.

2. Elige una actividad placentera que te relaje

Deporte, pintura, música, canto, baile, ¡hay algo para todas! Lo importante es que el placer que te dará la actividad que has elegido te permitirá «descomprimir» las tensiones de la vida rutinaria y encontrarte a ti misma.

3. Organízate mejor cada semana

A veces parece que no tienes apenas tiempo para ti porque el truco es que ¡tienes que crearlo!

Organiza la semana lo mejor posible, divide las tareas de manera que tengas más tiempo para ti. Esto también implica involucrar a todos los miembros de la familia en las tareas diarias, adaptándolas a sus horarios y edades.

Crea un horario semanal, por ejemplo, en donde todos los miembros de la famila sepan lo que tienen que hacer. Esto no solamente te ayudará a ti sino que, si tus hijes son pequeños, podrás enseñarles ciertas tareas y responsabilidades desde una edad temprana.

4. Pide ayuda (no es un delito)

Si te cuesta compaginar las actividades de ocio con el cuidado de tus hijes siempre puedes pedir ayuda a tus seres queridos. También puedes optar por acceder a los servicios de una canguro durante tus horas de autocuidados o mientras pasas unas horas con amigos o con tu pareja. Cuidarte a ti misma no tiene por qué significar hacerlo sola, puedes compartir tus aficiones y actividades con otras personas.

5. Mantente lo más alejada que puedas de las nuevas tecnologías o controla el tiempo que les dedicas

Las nuevas tecnologías están invadiendo nuestra vida cotidiana y, aunque tienen muchos beneficios, es imprescindible tomar un descanso y alejarse de ellas por momentos concretos que tú elijas.

Esos momentos de desconexión te ayudarán a liberarar una parte de tu tiempo y podrás concentrarte en lo que realmente quieres y disfrutar más de ti misma. Quizás eso te ayuda además a retomar proyectos personales que tienes un poco abandonados.

Ser madre trae mucha felicidad y momentos especiales, pero es perfectamente normal, saludable y lógico querer a veces «dar un paso atrás».

Cuidar mejor de ti misma te conducirá a una maternidad más genuina, amable y respetuosa con tus propias necesidades. Y si tú estás mejor, tu seres queridos también estarán mejor.


Este artículo ha sido escrito en colaboración con Babysits, la plataforma online que facilita la conexión entre familias y canguros. Su misión es ayudar a sus usuarios a encontrar el mejor servicio de cuidado infantil de forma segura y transparente. Además, en su plataforma puedes encontrar trucos para buscar canguro y consejos para la vida con niños en general en sus Recursos para la comunidad.


Asistir a un retiro también es un buen regalo de amor propio:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.