¿Abrumada por la maternidad? Prueba el Coaching

¡Ay, la maternidad! Nadie nos enseña a cómo afrontarla de una manera armoniosa y sana. Quizás por eso el Coaching para Madres está poniéndose de moda. A menudo las que somos madres tenemos dudas y confusiones que nos generan sufrimiento. En este artículo hacemos algunas reflexiones útiles sobre la maternidad, los roles de género y el aprendizaje de cómo ser madres.
Maternidad

La maternidad puede ser una experiencia arrolladora. Es posible que nos sintamos plenamente felices y a la vez con sentimientos incómodos. ¿Quizás sientes tristeza, frustración, arrepentimiento o ansiedad?

Este es un cóctel emocional muy fuerte y a menudo perturbador. Es como si fuéramos en una montaña rusa todo el día. Por ello conviene aprender nuevos recursos y herramientas como el Coaching para atravesar estas experiencias de una manera más amable y emocionalmente equilibrada.

Recuerdo ahora cuando nació mi hijo, yo sólo tenía 19 años. La verdad es que no tenía ni la más remota idea de cómo ser madre y me dio mucho miedo. Los bebés son tan pequeñitos y están tan necesitados de cuidados.

La maternidad asusta y es una responsabilidad muy grande para cualquier persona independientemente de su edad y de sus condiciones de vida.

Las mujeres que crecimos en los años 80 del siglo pasado somos hijas de mujeres y hombres que tenían roles más tradicionales dentro de las familias. No es que las cosas hayan cambiado mucho.

No obstante, la incorporación de las mujeres al mercado laboral supuso un cambio radical e inédito en la conformación de las familias. Lo mismo ha sucedido con la posibilidad de los divorcios, de las separaciones y de las custodias compartidas.

Educar para la co-responsabilidad

La socialización de las niñas sigue orientada a convertirlas en adultas que se aboquen a las tareas de cuidados de las personas dependientes de las familias. En cambio, la de los niños se orienta hacia afuera del hogar, hacia los ámbitos más públicos y laborales, mejor reconocidos socialmente.

Las tareas de cuidados no tienen tanto reconocimiento social y a menudo se invisibiliza o denosta el gran esfuerzo que estas representan para las mujeres.

El resultado de la educación sexista y patriarcal ha sido que los hombres saben poco sobre cómo cuidarnos a nosotras y a su prole.

A nosotras, lamentablemente, nos quedan las culpas y los remordimientos si no cumplimos a raja tabla con las tareas que la sociedad ha diseñado para nosotras. Especialmente: cuidar a los otros y cuidar poco de nosotras mismas. Este funcionamiento hay que desmontarlo, deconstruirlo y desarticularlo de manera urgente.

La cultura sexista tiene consecuencias garrafales para la salud de las mujeres. También conforma y condiciona las viviencias relacionadas con la maternidad. Es importante reflexionar sobre la maternidad y lo que ella implica en nuestras vidas. Antes, durante y después de ser madres.

La maternidad ha ido cambiando al mismo tiempo que nosotras vamos cambiando y las generaciones van cambiando, el mundo va cambiando y nuestros hijos e hijas van creciendo. No es algo estático, sino flexible.

Así que las creencias que nos limitan o nos empoderan a las mujeres también son suceptibles al cambio y a la adaptación. En otras palabras, tú estás cambiando constantemente y eso te permite ser libre para dirigir la tendencia de tus hábitos y de tus formas de pensar de una forma consciente e intencional.

Coaching para madres

Es nuestra responsabilidad dirigir el ejercicio de la maternidad hacia un camino más amable para con nosotras mismas. El Coaching es una buena opción para aprender cómo hacerlo.

Los hombres también tienen una larga tarea pendiente con la reconducción de la paternidad. Urge que haya co-responsabilidad por parte de los hombres en las tareas de cuidados de las personas dependientes: las niñas, los niños, las ancianas y los ancianos.

A pesar de los cambios que han habido en los roles de género y en las diferentes formas de vivir la maternidad, sigue siendo complicado para nosotras lidiar con la conciliación entre la vida laboral y familiar. No te castigues a ti misma si no lo estás logrando a la perfección.

Mientras alcanzamos estas transformaciones sociales tan necesarias, vale la alegría y no la pena acercarse a las diferentes fuentes de aprendizaje para el desarrollo personal y el familiar.

Participar en Talleres de Coaching siempre será una estrategia inteligente y hábil para mejorar las relaciones familiares ahora y la vida diaria de las familias a corto plazo y, a largo plazo, mejoraremos así la sociedad en la que vivimos.

Libros recomendados

  • “Ser Mujer, un viaje heroico” de Maureen Murdock.
  • “Las diosas de cada mujer. Una nueva psicología femenina” de Jean Shinoda.
  • “Madres arrepentidas” de Orna Donath.

Nadir ChacínNadir Chacín

Fundadora de mindfulnessparamujeres.com, Antropóloga con Maestría y estudios de Doctorado en Antropología y con Especialización de Postgrado en Género, Diversidad Familiar y Tecnologías (Universidad de Barcelona, 2017), Profesora certificada de Mindfulness Respira Vida Breathworks, Maestra (Shihan) en Gendai Reiki Ho, Escritora y Conferencista motivacional, Practicante budista dentro del Movimiento Triratna desde 2012, Bloguera en temas de crecimiento personal desde 2007, Organizadora de los meetups Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup, La red de lavanderas y Practicando Mindfulness en Barcelona, Autora del libro “Senderos de paz. Deja de sobrevivir y dirige tus pasos hacia el amor y la felicidad” sobre Budismo Zen y Física Cuántica publicado por Santillana México. Más información · Spreaker (Podcast) · Foto: Anaís Gandiaga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend