Si las circunstancias de nuestra vida fueran o nos parecieran demasiado sencillas no tendríamos estímulos para aprender, equivocarnos y madurar. Es en la propia superación de los retos cuando ponemos a prueba nuestras capacidades y aprendemos nuevos comportamientos. Por eso los llamados “fracasos” o “errores” son buenas experiencias, aunque no lo parezcan. En este artículo encontrarás 5 aprendizajes que me han liberado de cargas emocionales pesadas. Espero te alivianen la vida.
autoconocimiento

Mi travesía hacia el autoconocimiento comenzó en el año 2000. Nunca antes de esa fecha me había preguntado que quería hacer, sentir, pensar, tener y ser. Cuando migré de Venezuela a México algo profundo se rompió y sentí que se hicieron millones de fisuras en mi identidad.

En el año 2012 volví a migrar, esta vez a España. Pasé de ser alguien con muchas grietas a ser una grieta con muchos “alguienes”. Hace unos pocos meses pude ver a la luz entrando por la grieta y también contemplé “la multitud que me habita”.

Esta simple percatación ha sido un avance rotundo.

Haber visto la luz me recuerda que los días grises tienen un sentido, son temporales y no son malos. Sin días grises no notaríamos la luz. Sin los días grises nunca habría conocido las orillas de los 5 caminos del autoconocimiento.

Caminante se hace camino al andar.

1. Del victimismo a la responsabilidad.

Las personas no “te están haciendo” nada. Las personas se comportan según sus propias reglas. No se despiertan en la mañana pensando déjame ver cómo le destruyo la vida a  ________ [tu nombre].

Cada persona funciona como una isla con un ecosistema endémico y autosuficiente. Construimos justificaciones racionales a partir de nuestras emociones. Pero cada quien lo hace a su manera. Es vital que conozcas la tuya. Esa es la razón por la que es imprescindible hacer trabajo interior y «sumergirte» en el mar del autoconocimiento.

Cuando te empeñas en ser la víctima estás renunciando a la posibilidad de dirigir tu vida en un sentido que te beneficie. Todo está cambiando ya, te guste o no. Pero la víctima adjudica las causas de los cambios al comportamiento de algo o alguien más. ¿Cómo puedes sacar provecho de los cambios si no dependen de ti?

La heroína no se sienta a ver las cosas pasar, hace que pasen. Si la estrategia que eligió le sale mal, pues entonces la cambia y vuelve a intentarlo. La víctima permite que los demás decidan por ella al no responsabilizarse de la situación actual de su vida.

Sanar tu vida es dejar de ser la víctima y convertirte en la heroína. Si necesitas ayuda, pídela. Hay profesionales que pueden guiarte con ejercicios de autoconocimiento. Pero no le des tu poder a nadie, bajo ningún motivo.

Las personas que están vinculadas a ti a través del amor jamás te pedirán que renuncies a tu poder personal. Eso es una buena guía para saber cuando alguien te está amando o cuando tú estás amando a alguien. Lo mismo aplica para el autoamor.

Si lo que estás pensando te quita tu poder y te hace sentir como cucaracha aplastada (con el perdón de estos bichitos) es porque ese pensamiento te está robando tu poder. Así es como terminamos explotándonos y maltratándonos a nosotras mismas.

Sacúdete esa actitud.

Libro: “El viaje heroico de la mujer” de Maureen Murdock.
Película: “Erin Brockovich" de Steven Soderbergh.

2. De la condescendencia al posicionamiento asertivo.

La condescendencia es el afán de complacer a los demás. Es una “amabilidad” forzada que esconde un interés retorcido. Quien es condescendiente se siente superior y además -aunque no lo note- está mostrando su falta de autoconfianza.

Es mucho más hábil decirle a otra persona durante un conflicto que “te sientes incómoda, pero todavía no sabes por qué” a decir “por qué me haces esto, yo nunca te haría algo así”. No todo el tiempo sabemos bien qué nos pasa.

Algunas personas piensan que mostrar ese “no sé” abiertamente les quita poder, pero no es así. Lo importante es reconocer la emoción sobre la que se construye el argumento racional y luego comunicar emoción + razón como un tandem y de forma asertiva.

Si estás junto a una persona que dice que sí a todas tus demandas afectivas estás frente a una persona peligrosa. Frente a una bomba de tiempo. Terminará explotándote en la cara más temprano que tarde.

El posicionamiento asertivo es el proceso a través del cual muestras una postura firme que está alineada con tus creencias y sistema de ideas. Con tu isla. Y el adjetivo “asertivo”, quiere decir que eliges un método no violento para comunicar tu postura a los demás.

Posicionarse es una especie de “yo soy” en un momento y en una situación concretos. Una fotografía, la imagen estática de un proceso no estático. Luego puedes reformular tus ideas o cambiarlas más adelante.

Un posicionamiento asertivo es a la vez firme y flexible, como una caña de bambú. La condescendencia es dura como una piedra, porque si es flexible no puede oprimir a los demás ni establecer a la persona como alguien superior. Por eso la gente que se está volviendo sabia cada vez es más tierna y amable.

Libro: “Comunicación No Violenta” de Marshall Rosenberg.
Película: “Good Will Hunting” de Gus Van Sant.

3. De la vergüenza a la aceptación radical.

Yo puedo empeñarme en ser perfecta y ni así lo lograría. Es como intentar vaciar el mar con una cuchara en plena temporada de lluvias.

Las personas que tienen la necesidad de ocultarse de los demás se pierden el placer del descaro. Y no se trata de un descaro superficial sino de simplemente aceptar lo que estamos siendo en un momento determinado. Si estás mal, ¿qué sentido tiene decir “no me pasa nada”?

Los estados psicológicos “malos” están más desprestigiados que el gluten. Nos han enseñado a no socializar nuestras dificultades. Pero la vergüenza es una cárcel. Nos priva de la calidez de la condición humana compartida.

Los humanos somos mamíferos en aprendizaje constante. Nacemos así, a diferencia del resto de los animales. Esa lucha por la perfección te quita el tiempo y la energía que podrías estar usando en actividades placenteras.

La vergüenza es una revictimización. Sé que el mundo a veces no es un lugar muy amable, pero replicar la violencia dentro de ti misma no te ayuda a sanarte ni ayuda al mundo.

La aceptación radical es una renuncia aliñada con una pizca de descaro. Mientras el mundo tira hacia un lado, tú en vez de tirar hacia el otro lado sueltas la cuerda. Decides no ser «la enemiga de» ni «la oposición a». A menudo cuando dejas de luchar, la lucha cesa.

Para decirlo de otro modo, la lucha no es entre tú y el mundo ni entre tú y los otros seres humanos. La lucha que hay que abandonar radicalmente es la lucha entre tú y ti misma. No te hagas la guerra. Hazte el amor.

Siempre será más atinado para ti y para el mundo que en vez de vivir amargada 24/7 le dediques 10% de tu tiempo a una causa social. Si quieres cambiar el mundo no te quejes mientres ves las noticias desde el sofá. Elige participar como voluntaria en algún proyecto con fines sociales.

Libro: “Aceptación radical” de Tara Brach.
Película: “Intocable” de Olivier Nakache y Éric Toledano.

4. De la esclavitud a la libertad.

La mayoría de las personas que conozco no tuvieron una infancia feliz. Incluso los que defienden que sí, cuando empiezas a rascarle tantito a su historia te das cuenta que no. A mí me sorprendería que fuera de otra forma.

La inconsciencia humana es el pan nuestro de cada día.

La fortuna que tenemos quienes vivimos en el siglo XXI es que las cosas han cambiado mucho. Ahora la gente va al psicólogo, hay escuelas para madres y padres, hay algunos medios de comunicación que atinadamente publican artículos sobre psicología. Eso es un avance importante, a pesar de que todavía ese conocimiento no es masivo ni está democratizado.

El mundo siempre ha sido como un mosaico, algunas partes del mundo van más rápido que otras en su transformación. Pero si estás leyendo esto es porque tienes internet y sabes leer. Eres una privilegiada. Ahora te pregunto: ¿para qué estás usando tus privilegios?

Jean-Paul Sartre decía que la libertad es lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros. Las personas que están en proceso de sanar(se) entienden que una infancia desafortunada no tiene por qué volverse una adultez plagada de sufrimiento, culpa y desdicha. Se niegan a aceptar que su pasado defina su presente. Ese es un acto sublime de libertad.

Cuando estés sufriendo por algo pregúntate ¿qué me está esclavizando esta vez? Todos los sufrimientos son una forma de esclavitud. Por eso la libertad más que la ausencia de esclavitudes es un cambio de percepción. Quizás hay esclavitudes que son inevitables, pero siempre (y cuando digo siempre es siempre) tienes la opción psicológica de no sentirte una esclava.

Libro: “Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado” de Maya Angelou.
Película: “XXY” de Lucía Puenzo.

5. De la arrogancia a la humildad.

Cuando pienso en lo miniaturizada que soy ante el mundo me da vértigo. Soy insignificante y a la vez única. Y además me apasiona compartir. Creo que es la forma más inteligente de aprender.

Ni siquiera la biblioteca más grande del mundo podría reunir la sabiduría humana en un mismo lugar, ni virtual ni físicamente. ¿Cómo podríamos nosotras abarcar tanto conocimiento? De allí que la interacción humana es vital para aprender más sobre nosotras mismas.

¿Alguna vez has recogido un canto rodado? Son pedazos de piedras que se las lleva el río o las olas del mar y que de tanto golpear contra otras piedras y cosas duras terminan puliéndose hasta hacerse casi redondas. Son fragmentos pulidos de roca.

Todas las personas se sienten atraídas por los cantos rodados. Tenemos siglos recogiéndolos y admirándolos. Quizás sea porque la forma en que estos se crean tiene similitudes con el proceso del vivir. Las experiencias humanas son los procesos “erosivos” que moldean lo que vamos siendo los humanos mientras lo vamos siendo.

A mí me fascina esa magia. Ver cómo los seres humanos vamos aprendiendo y convirtiéndonos en seres más completos e integrados. Ese proceso ha sido la fascinación de muchos pensadores e investigadores a través de la historia. Es una lista interminable de seres.

Yo frente a tanto conocimiento y sabiduría simplemente me maravillo. Abro mis orejas y mis ojos y todo lo que soy, lo más que pueda, y aprendo. Siempre hay gente que sabe más que yo y me siento agradecida y afortunada de que sea así. Porque tengo tantas y tantas y tantas cosas por aprender. Seguro tú también.

Libro: “Alimentando tus demonios” de Lama Tsultrim Allione.
Película: “Dersu Uzala” de Akira Kurosawa.

Queremos agradecer a Elefante Zen por incluir nuestro blog entre Los 11 mejores blogs de Minfulness en Español. Te invitamos a leer la lista. Enhorabuena.

Nadir ChacínNadir Chacín

Fundadora de mindfulnessparamujeres.com, Antropóloga con Maestría y estudios de Doctorado en Antropología y con Especialización de Postgrado en Género, Diversidad Familiar y Tecnologías (Universidad de Barcelona, 2017), Profesora certificada de Mindfulness Respira Vida Breathworks, Maestra (Shihan) en Gendai Reiki Ho, Escritora y Conferencista motivacional, Practicante budista dentro del Movimiento Triratna desde 2012, Bloguera en temas de crecimiento personal desde 2007 en nadirchacin.com, Organizadora de los meetups «Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup», «La red de lavanderas» y «Practicando Mindfulness en Barcelona», Autora del libro “Senderos de paz. Deja de sobrevivir y dirige tus pasos hacia el amor y la felicidad” sobre Budismo Zen y Física Cuántica publicado por Santillana México.

El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) no es una condena.

Es posible comenzar a cultivar desde ya una vida más tranquila que apoye tu proceso de sanación. En este episodio del podcast «Ser siendo» comparto mi experiencia con el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) y doy algunos consejos para gestionar los pensamientos rumiativos, el miedo, la pérdida de memoria y la inquietud corporal y otros síntomas físicos.

En este episodio hablo de la toma de decisiones, de las amistades y de la familia, de las relaciones sexo-afectivas y/o románticas y del tratamiento integral de la ansiedad: amabilidad, terapia psicológica, medicamentos y red de apoyo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.